Mi preciosa vecina tenía ganas de cabalgar un buen rabo!

28:27 min - 01/11/2015 - 128.102 visitas
Mi preciosa vecina tenía ganas de cabalgar un buen rabo! Mi preciosa vecina casada vino a casa para pedirme un poquito de azúcar y mi polla. Lo del azúcar se lo negué al instante ya que yo no gasto pero mi polla sí que se la di. La puse en mil posturas diferentes y no dejé de darle hasta que le rellene todo el coño de leche. Qué pena me da su marido…